Etiquetas

martes, 25 de enero de 2011


No puedo cambiar la dirección del viento, pero sí ajustar mis velas para llegar siempre a mi destino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario