Etiquetas

miércoles, 16 de julio de 2014

Mi galaxia infinita.

¿Qué será lo que oculta tu sonrisa? Esa sonrisa tan tímida cuando me miras, esa sonrisa después de besarme.
Cuando me tomas de la mano y caminamos por allí. Cuando me besas lentamente y me siento infinita. Tus ojos cafés tan brillantes. Tus abrazos tan cálidos. Tu lengua entrelazando la mía en un mismo compás.
No sé qué será lo que esconde el ocaso con la luna, solo sé que contigo todo está bien. Nunca te preguntes si te quiero, que te quede grabado que es algo más.
Básate en lo que construimos y en las sonrisas que juntos dibujamos.
Piensa en tus manos en mi cintura y en tu boca en mi cuello. Quédate un poco más, déjame escribirte hasta que no quede más papel, hasta que la tinta se agote, hasta que las letras se me acaben y hasta que terminen tus constelaciones.
Olvídate de lo superficial, piensa en un “nosotros” más distinto. No te prometo nada tan sólo muchos besos con sabor a “te quiero” y quizá a un “te extrañé”
Pensaré en ti cuando esté acompañada de mi café en las mañanas, cuando no te pueda ver por mi ventana, cuando no te tenga por alguna extraña razón.
Te quiero como para todo y para nada. Te quiero como para darte los buenos días por lo que te queda de vida y como para pelear con tus labios a menudo.
Te quiero como para abrazarte y no soltarte. Como para que seas tan mío como yo tan tuya. Te quiero como para que seas mi 19 y para que nada nos separe. Te quiero para que seas mi futuro y mi mejor presente. Te quiero y te querré en las buenas, en las malas y en las peores.

Eres mi galaxia infinita y espero que jamás cambie.

miércoles, 19 de febrero de 2014

Bueno, llegó el día, hace dos años, no sé ni cómo ni por qué el destino decidió juntarnos, a ti y a mí, quizás sea una manera de jodernos la vida por que el amor es así o quizás sea mejor aún, y el habernos encontrado sea la manera de alcanzar la felicidad, pero eso me da igual, lo que me importa es ahora, como soy a tu lado, como me siento, y eso, perdona que te diga, pero es lo mejor de este mundo, el haberte conocido, el haberme enamorado de ti, ha sido una lección que doy las gracias a dios que haya hecho de esto, un nosotros.
La verdad, pienso que no estamos hecho el uno para el otro, que a veces tengo de matarte, pero de matarte a besos por lo tonto que eres, por la gracia que tienes y por esa sonrisa que, que quieres que te diga, pero me enamora.
No sé si serán, uno, dos o diez más los años que nos quedan juntos, pero por si acaso no nos quedan mucho más, te aseguro que voy a pasar cada día como el último, esto es parte de los dos, es un pedacito de nosotros. Y debo agradecerte todo lo que me has aportado, que no es poco, y sobre todo haberme dado los mejores dos años de mi vida.
Sinceramente, pienso que se duerme mejor a tu lado, que las pesadillas desaparecen porque tú estás conmigo, cuidándome. Pienso que los días se pasan más rápido cuando tu estás en ellos y los días que no estás se me hacen eternos.
Que tú, con tus manías y sin ellas, me encantas, que el hecho de tenerte es lo más bonito de esta vida.
No hay palabra que te defina, tal vez como obsesivo, impaciente, enfadón, jediondín,… pero aunque te diga miles de defectos, tú me enamoraste con y sin ellos. Con esa risa, con esa timidez, con esa forma de ser tan tuya, tan mía.
730 días se dicen pronto, tenemos tanto momentos buenos que recordar, que los malos los quedo atrás. Temo decir que esto se acaba, miedo de perderte, si ya lo tenía antes de tenerte, imagínate ahora.
No puedo olvidar nada de ti, ni cada cena, ni cada sorpresa, ni cada cosquilla, ni cada acaricia, no puedo olvidar esos besos, ese sabor, esa labia…
He pasado a tu lado dos años tanto duros como buenos, dicen que para que algo funcione tiene que tener sus subidas y bajadas, si no, ¿De qué servirían los momentos que te quedan sin aliento?

Así siempre, tu mío, yo tuya, para siempre, otros dos años, otros cuatro, juntos… te quiero, como el primer día o más.

martes, 16 de octubre de 2012

Con cara de locos.

Por Felix Fernandez:
No quiero volver a ser el de antes, aunque me cueste a acostumbrarme a ser como soy, porque son 8 meses  los que llevo siendo así, y han sido más de 18 años de ser como era, tu crees que merece la pena que sea como era teniendo a la persona que quiero a mi lado, que nunca he sabido que es querer a alguien hasta que te he conocido, que ni siquiera, por mucho que me insultes y me pegues soy capaz de dejarte, porque no puedo perderte, lo tengo muy claro que te amo y sé que tu lo sabes, nunca podré dejarte, lo pasaré mal, lo pasaremos muy mal, discutiremos pero nunca he pensado en dejarte, porque te quiero de verdad. Te quiero para mí y para siempre.

Como amar a un imbécil.

Me cabrea, me desquicia, hay veces qe no le encuentro sentido, muchas veces le odio, pero muchas otras tengo ganas de darle una ostia.
No me digas mil te quieros, me gusta oler ese olor q desprende tu cuello, esos besos de pez jaja q tanto odio, como tu odias q cambie la musica del coche.
Odio que te vayas pero me encanta q vuelvas, odio las discusiones, pero me encantan las reconciliaciones, no me gusta que estes triste y tampoco preocupado, cargare contigo las veces que haga falta, pero no puedo asegurar q pueda con tanto peso, no prometo miles de dias felices, pero tampoco prometo miles de dias malos, prometo miles de sonrisas, miles de abrazos y miles de besos, prometo no defraudar... No, prometo amarte y nunca olvidarte, pero defraudar siempre lo hacemos, y aprendemos, solo prometo amarte, porq si de algo estoy pillado es una gran gilipollez... Y ahi queda eso, soy el mayor masoquista del mundo, el amor de por si ya es de por si masoquista, y a todos nos llega la pregunta es, como y con quien?, nunca lo vas a saber hasta q lo encuentres... Es cierto.
Te cabreas hasta mas no poder, sin nisquiera conocerle y yasta, ya te has quedao pillao, ya no hay marcha atras, le vas a conocer y te va a encantar aun mas q te este cabreando, te va a encantar que te pongas celoso, te va a emcantar preocuparte por esa persona, te va a encantar gritarle, discutir, te va a encantar llorar por el, te va a encatar todo lo malo y toodo lo bueno, te va a encantar mas lo malo, para destacar lo bueno que es poco y en pequeñas dosis, en resumidas cuentas, te va a encantar amarle, y ya esta, es asi de simple. 
Que por que le quiero? Ni puñetera idea, es normal no? 
... Empezar de cero de nuevo; no seria capaz, todo lo que he hecho, y todo ese camino... Yo no quiero dejar nada.. Tener que hacerlo... 

martes, 4 de septiembre de 2012

Otro año y cada vez la quiero más.

Otro año, otro año en el que te daré la tabarra con mis tonterías, con mis enfados y mis ravietas, otro año en el que te estaré esperando ratazos desde la hora en la que hemos quedado, otro año en el que no te queda otra que aguantar mis llantos a las 10 de la noche en tu casa, o en la mía, otro año en el que compartiremos meriendas, ropa, comidas, cenas y mááás desayunos, otro año en el que seguiremos descubriendo nuestros gustos, nuestras preferencias, nuestras formas de ser, otro año para pasar juntas, para aprovecharlo de la mejor manera, unas navidades mágicas, llenas de sorpresas, llenas de alegrías y de ninguna tristeza, ni una lágrima que yo no permita, unos carnavales muy locos, lleno de color, lleno de más alegría, unos 17 contigo, el 20 de febrero, otro día así de especial, como los 16, un día que nunca cambiaría por ser a tu lado, otra semana santa, viendo procesiones, alguna tarde en casa con chuches y una película, y.. por fín otro verano, otro verano en el que me contarás tus anécdotas, iremos de fiesta, haremos locuras, locuras, locuras y más locuras, cantaremos canciones por las calles, bailaremos al compás de las palabras y observaremos lo que nos rodea de incógnitas para que no nos salpiquen... Otro año escuchándonos, otro año a las 2 de la mañana metidas en mi cama, quedarnos dormidas hasta que tu madre te llame para irte a casa, cenar mas galletitas con leche, y así, un año tras otro, sin cansarnos, sin aburrirnos, sin enfadarnos, sin discutir, compartiendo, queriéndonos, aguantándonos, y que sea así siempre, a los 17, a los 18, a los 22 y a los 45, que seamos dos ancianas que se reencuentran y se abrazan, que le enseña las fotos de nuestros futuros nietos, que nos contemos cada uno de estos momentos que tanto nos gusta pasar juntas, y finalmente termino, con nuestro vídeo, ese que te hice el año pasado para que me recuerdes siempre. Para que recuerdes, que tú me tienes aquí, justo enfrente, para todo, y está demostrado, acabaremos conectando nuestras casa con un teleférico para no molestar a nuestros padres.

jueves, 23 de agosto de 2012

Ladrón de sonrisas.


Él? pues él es ese que conduce, mira de frente le miro y sonríe, y ¡qué sonrisa!, él es ese que hace lo imposible por verme bien, ese que cada vez que estoy frente suya, cerquita cerquita, me pregunta algo, una tontería, pero no me mira, mira a otro lado, vergonzoso, tímido, esperando una respuesta a esa pregunta, me río, y no duda en decir, eeh? contesta, y ahí es cuando le abrazo, le doy un beso, y le digo, me encantas, sí, ahí es cuando sé que es la persona mas maravillosa de este mundo, puedo compartir todo, secretos, amistades, pasado y futuro, y sé que compartir mi vida con él me garantiza felicidad eterna. Que sí, que ya lo sé, que lo he dicho mil veces, que lo dejo, que no aguanto más, y justo después de decir eso, es cuando él me demuestra que no, que no puedo, y que el no puede, que es increible lo que siento, lo que sentimos el uno por el otro, sobre natural o no sé, que mi felicidad hace 6 meses que depende de él y no solo hace 6 meses si no hace 11 meses ya, que estoy loca por este tonto que cada mañana aún me sigue sorprendiendo con un "buenos días amor mio" o puede que algo semejante, pero siempre es el primero de cada día que me hace sonreír y el que hace sentirme que cada día de mi vida a su lado va a ser tan increible y maravilloso como él.
Él es sin duda, el que más me sorprende debido a su forma de demostrar lo importante que soy en su vida y que no solo lo necesito yo, nos necesitamos mutuamente.
Le amo, siempre le voy a amar, un primer amor nunca se olvida, y menos a alguién como él.