Etiquetas

sábado, 24 de septiembre de 2011


Nos damos cuenta que extrañamos la infancia cuando sabemos que las heridas en las rodillas duelen menos que las del corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario