Etiquetas

jueves, 4 de noviembre de 2010


Hay seres tan envenenados que detestan a quienes irradian la fortaleza y contento, y en lugar de limitarse a alejarse se ellos, les tienden las redes, los cazan y los sepultan bajo toneladas de tierra por darse la perversa satisfacción de ver como muere lentamente todo aquello que odian.

No hay comentarios:

Publicar un comentario