Etiquetas

domingo, 25 de septiembre de 2011

Soy dueño de lo que cayo y esclavo de lo que digo.


Puedo ser dueña de muchas cosas, a la vez que no lo soy de otras muchas, pero sobre todo de lo que cayo, soy responsable de mis palabras y de lo que quiero decir, muchas veces nos sentimos obligados a cayar pero de todas formas, por qué cayarlo. Debes o tienes que sentir de alguna forma que alguien lo puede cayar contigo y asi no sentirte sola. Un amigo en el que confiar.
Luego puedes ser esclavo de lo que digas si te lleva a un camino o a otro, porque siempre te llevará a alguno, alguno será bueno y otros tendra cosas no tan buenas... pero que la confusión del deber no te impida elegir el camino correcto, solo tienes que tener a alguien de confianza que te ayude a elegir las palabras correctas y así no equivocarte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario